16/11/16

Poema de Gabriel Chávez Casazola

  

Donde el poeta, investido como un personaje de Kozinski, conversa con su hija 

                                                 Para Clara

Y si de pronto un rayo o un camión se abaten
sobre la palma erguida,
sobre su razón llena de pájaros
y mediodías

si la malaventura hiere su frente de luz
y la desguaza
y convierte en escombros su razón
y su alegría
que era también la nuestra

no te dejes llevar por la tristeza,
hija,
recuerda que detrás de los escombros
siempre quedan semillas

y que algún día,
pronto,
después del rayo y la malaventura

se abrirá la luz
cantarán los pájaros
y nuestra calle y todas las calles del mundo
donde alguna vez hubo palmeras abatidas
se llenarán de felices jardineros
que peinarán
los nuevos brotes
y regarán los mediodías.

Te lo prometo, hija:
la mañana se llenará de jardineros.


© Gabriel Chávez Casazola

7 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Me emocionó mucho tu poema.

Abrazo
Elisabet

16 de noviembre de 2016, 16:43  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bellísimo poema. Me encantó. Marta Comelli

18 de noviembre de 2016, 0:29  
Anonymous Pauli ha dicho...

Es un poema muy bello y enternecedor
"todas las calles del mundo se llenarán de jardineros", maravillosa imagen.

22 de noviembre de 2016, 12:44  
Blogger Liliana ha dicho...

Maravillosas palabras para una hija.

23 de noviembre de 2016, 23:05  
Blogger Noemí Correa Olivé ha dicho...

Bello poema, gracias!!

28 de noviembre de 2016, 22:15  
Anonymous Milagros Rodriguez ha dicho...

HERMOSO TU POEMA!!!

30 de noviembre de 2016, 16:12  
Anonymous Milagros Rodriguez ha dicho...

Bello poema

30 de noviembre de 2016, 16:13  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal