24/9/16

Poema de Carlos Satizábal



PÁRAMO

Frágil el musgo y el liquen, y frágil la flor
-cada flor- y cada insecto que la flor abriga.
Frágil el silencio y frágil el agua
que cae numerosa en ágiles gotas de luz.

Frágiles los bordes delicados de la piedra
pulidos por el roce del tiempo,
y la luz y la niebla y las nubes lentas,
tan cerca del cielo.

Frágil el obscuro espejo de laguna y su suelo
de quietud, y el terso frailejón, y cada sociedad
de plantas amigas que florecen únicas
en colonias de pequeñas hojas brillantes.

Frágil el aire susurrante y su rumor,
y los altos rayos ardientes del sol.
Frágil el azufrado olor a infierno
y sus aguas y lodos de colores diversos.

Frágil el hielo y la lava fría y el peligroso viento
en las cumbres, blancas, lejanas, desiertas.
Y el cóndor y su vuelo
alto y solitario sobre las nieves perpetuas.

Frágiles descendemos el frágil páramo del amor.

                                                 a Luisa


© Carlos Satizábal

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...


Convida a visitar los páramos de Colombia, que aún constituyen más de la mitad de los páramos del mundo muy a pesar de los graves daños a que están siendo expuestos y el peligro de su rápida extinción.¡Qué sensibilidad exquisita, poeta!
Walter Mondragón

24 de septiembre de 2016, 17:12  
Blogger Liliana ha dicho...

Bella definición del amor.

25 de septiembre de 2016, 23:20  
Anonymous Anónimo ha dicho...

la peligrosidad de la naturaleza reflejada en el amor. Muy bueno.
Saludos
Anahí Duzevich Bezoz

29 de septiembre de 2016, 19:59  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Me encantó.
Abrazo

30 de octubre de 2016, 20:17  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal