6/9/16

Poema de Alicia Corrado Mélin


VECINOS

Ellos, los vecinos de la otra calle
maniquíes de vidrieras ausentes
pieles acariciadas de murmullos
desnudando alguna prisa.
Sin peso, mochilas vacías de oscura obsecuencia
así, con las miradas hundidas
en tiempos de odios y adioses
dientes apretaditos
para instagram.
Hecha la oferta de mercancía
que la mitad del vecindario compró
y ahora todos nos empezamos a conocer
Nada cambia. Todo cambia. Yo no cambio. Vos cambiaste.
Veo desde mi vereda a un gurú cubierto de dorado
visitando a los maniquíes
les habla vocalizando parábolas
y ellos en “Sus puestos”
masticando latidos empedrados
para quizás alguna vez, accionar.
De este lado
la tierra huele a sudores hervidos.
Aquí, el viento
sí tiene arritmia
Y las voces, parece
que van a volver.
El grito, parece
que va a volver.
A volver.



© Alicia Corrado Mélin 

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...


me recordó la canción de Serrat: "de una pearda me cargué el cristal" en fin, es unaceramiento a esta especie de psicosis, que es más comun de lo que parece.
muy bien
W.M.

10 de septiembre de 2016, 15:22  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Tremendo poema, Aly. Duele de tan cercano.

Un abrazo,

Alicia Márquez

11 de septiembre de 2016, 15:57  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Tremendo.es lo que nos rodea
La foto genial. Besos Graciela Barbero

15 de septiembre de 2016, 17:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal