6/9/16

Poema narrativo de Mónica Cazón




Mayo sin rosales

era un otoño manso. Los bares continuaban con sus mesas en las veredas; y ella aún reía. Se sucedían los hechos en el momento exacto, pero yo, no estaba allí. Quedé congelada en el camino. Con la cabeza destrozada en la ruta cubierta de cenizas. Y su imagen desaparecida ante mis ojos, para que pueda soportar el vacío del mantel.
No reproches mis omisiones ahora que estás fuera de la casa, ya ves,  otra vez debo darte la razón. Nada es lo que aparenta, tampoco la risa de los otoños mansos.  


© Mónica Cazón

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

maestra en prosa poética. susana zazzetti

7 de septiembre de 2016, 11:36  
Anonymous Anónimo ha dicho...


Si es muy expresivo en su forma proaista este poema, muy bueno.
Walter Mondragón

10 de septiembre de 2016, 15:24  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

NOTO UNA AUSENCIA QUE ES CÁLIDA CCOMO LOS OTOÑOS , SALUDOS DE MARIA LUISA MARQUEZ

17 de septiembre de 2016, 21:11  
Anonymous susana szwarc ha dicho...

Qué poema fuerte!! Gracias

18 de septiembre de 2016, 2:14  
Anonymous Anónimo ha dicho...

La ausencia se impone. La poesia fluye y arremete con su fuerza dicente y su estetica. Abrazo Monica.
Cecilia Glanzmann

21 de septiembre de 2016, 1:03  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal