13/8/16

Poema de María Luisa Márquez


EL tiempo es el que me analiza
como ecuación
con el instrumento de los días
que se deshojan en horas.
Late el dejarse llevar,
de extremo a orilla
de este a oeste
como el sol en Argentina.
Me quedo en silencio
para oír los grillos.
Bostezo para llamar sueños.
Canto mi humus fértil
se enriquece con la luz del día.
Me nombro porque sé lo que soy,
sólo soy un pedazo de tierra.


© María Luisa Márquez

3 comentarios:

Anonymous MARIA ha dicho...

GUSTAVO, ME GUSTA MUCHO LA ILUSTRACIÓN, GRACIAS , ABRZOS!!!!!

13 de agosto de 2016, 10:55  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Es hastío, quietud, silencio. Gran poema.

13 de agosto de 2016, 20:42  
Anonymous Anónimo ha dicho...


sensibilidad, sutileza y aMOR ES LO QUE YO ENCUENTRO EN ESTE BELLO POEMA QUE EXALTA LA VIDA Y LA FORMA MÁS AUTÉNTICA DE SER, LA DE4 SENTIRSE UNA CON LA TIERRA
GRACIAS
Walter Mondragón

26 de agosto de 2016, 2:06  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal