10/8/16

Poema de María Ángeles Pérez López


El perfecto dibujo de la piel amarrada,
a sí misma amarrada,
desplazando el aire con cada movimiento,
tiene un perfil de piedra,
de palote de niño dibujando.

Tiene un peso de piedra
y el oscuro entrecejo de la luz resbalada
porque la luz siempre resbala sobre las cosas 

y no lo entiendo.




© María Ángeles Pérez López

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

bonitas imágenes, maría. ese palote de niño dibujando, me acompaña. susana zazzetti.

10 de agosto de 2016, 13:49  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Luz y sombra, bello boceto de forma y movimiento.

23 de agosto de 2016, 12:18  
Anonymous bettybadaui2012@yahoo.com.ar ha dicho...

"palote de niño dibujando" conmueve y el final es magnífico, no hay palabras que sobren ni intención que falte.
Un abrazo
Betty

30 de agosto de 2016, 1:17  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal