26/8/16

Poema de Eugenia Cabral




LA NIÑA TIENE MIEDO DE SU PADRE
que está de espaldas a ella.

El padre anhelaría volver la cabeza
hacia el rostro
de los que susurran su destino.

La anciana separa los granos buenos
de los muy buenos
y deja los malos para la vecina.

El cielo se desplaza de derecha a izquierda
como un film tras una ventana de utilería;
al fondo del cielo se ven –disminuidos
por la perspectiva –los altos picos de los Andes.


© Eugenia Cabral

3 comentarios:

Blogger Vuelo de noche ha dicho...

silenciosos testigos, los picos de los Andes. Nada cambia porque todo esté en el mismo lugar. La rutina reinicia ad-infinitum su giro en el miedo de la niña, y más, y más. Bello marco para el muestreo sesgado de las miserias humanas.
Abrazo, Marta Ortiz

28 de agosto de 2016, 12:13  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Todo lo que rodea al miedo de la niña.

28 de agosto de 2016, 19:45  
Anonymous Anónimo ha dicho...


qué bien, si Existe una escritura femenina, es es la tuya.
muy bien
W.M.

10 de septiembre de 2016, 16:23  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal