26/8/16

Poema de Marcos Wertheimer


DANZA DEL POETA

Bendigo esta danza que me habita,
esta vida que me danza.

El cielo está abierto,
un gran ojo de porcelana
de cara a la eternidad.

Oh danza de poetas desnudos,
ritual de vientos cálidos del otoño.

Lágrima, manantial,
donde se refleja mi rostro de cristal.

¡Descansen sobre mí todas las tristezas!

Ya no tiembles, pequeño.

Ya no tiembles,
poeta.

Tiembla.

Tiembla hasta que tu temblor tenga el ritmo de la luz
o indomable se transforme en el vuelo de los cisnes,
en la carcajada de Dios.

Descansen sobre mí todos los fuegos
hasta que sólo el Sol resplandezca en esta piel

Descanso sobre mí
¡descanso y danzo!

hasta deshacerme

hasta renacer

en la canción que el silencio descubre.



© Marcos Wertheimer

4 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

danza única.
Abrazo

28 de agosto de 2016, 19:49  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Creativo, original, movilizante; me agradó
Saludos
Betty

3 de septiembre de 2016, 1:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...


una propuesta estética muy interesante
gracias
W.M.

10 de septiembre de 2016, 16:29  
Blogger mariel monente ha dicho...

Tremendamente bello! tanta frescura...un abrazo Marcos!

16 de septiembre de 2016, 14:23  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal