20/7/16

Poema de Mariano Shifman

  
NICOLINO
           
No, nunca me agarraban, ni de pibe:           
era el vago, el jodón, el que se esfuma          
sin dejar rastros, ¡ja!, como la espuma           
de mis guantes. Hablando uno revive… 
           
Cada noche lo mismo: puro esquive.           
Sólo una vez calcé garras de puma:          
pobre ponja…  Quedó como en la bruma.           
Es fiero ser el gil que las recibe… 
           
Pero yo fui Chaplin: los divertía.           
De galera y bastón -de mimbre el cuello-,
los llevé de la sangre a la poesía.            
           
El Intocable… Es un verso aquello…           
De los golpes zafé, no de la ruina.           
Al final… me noqueó la nicotina.

                                        

© Mariano Shifman

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

gran sonetista sos mariano, pero este poema escapa a todo academicismo y me parece maravilloso!susana zazzetti.

20 de julio de 2016, 14:27  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Al final...me noqueó la nicotina.

!Buenísimo!

Besossss

21 de julio de 2016, 17:40  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Grandioso... me encantó.

24 de julio de 2016, 14:07  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal