7/6/16

Poema de Osiris Mosquea


Después de las diez

Pálidos hilos caen sobre New York
la ciudad es un cántaro
que recoge la ofrenda de la noche
el frío una voz huérfana
creciendo dentro de mí.
El grito de la sangre
hace un nido multicolor
desemboca en el punto de una aguja
en la saeta que arranca de la barba del viejo Whitman
sus mariposas de escarcha.
Saludo sin voz
la presencia invisible que convoco
que la clepsidra se dilata y se vierte
mientras yo, sigo aferrada a los días
que vírgenes se hacen pequeños
suaves como seda de oriente sobre mi cuerpo.
El día se viste de su edad al caer la tarde
las sonoras campanas me anuncian
que son más de las diez
tiempo del laberinto
de las cosas dichas y olvidadas.
La noche tiene claro sus dominios
y se destocan en el horizonte
las últimas horas de este viaje.


© Osiris Mosquea

2 comentarios:

Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Impresionante. Un poema que nos lleva al recuerdo de el poeta en New York de Federico García Lorca.

8 de junio de 2016, 8:54  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"en el horizonte las últimas horas de este viaje" Bello!!!
flora levi

8 de junio de 2016, 17:21  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal