3/5/16

Poema de Valeria Pariso




Está lloviendo. Con qué  tranquilidad está lloviendo.
Llueve con lucidez, con entereza, como si no existiera
la alegría o la muerte. O el amor no acabara
o no empezara nunca.
Está lloviendo como
si esto no pasara.
Llueve como si fuera
mentira que nacimos. Llueve tranquilamente,
como si no importara
que nos estamos yendo.


© Valeria Pariso

9 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

precioso el tema de la lluvia, abordado conla misma delicadeza de la imagen.susana zazzetti.

3 de mayo de 2016, 12:23  
Blogger Rolando Revagliatti ha dicho...

"Está lloviendo como
si esto no pasara."

Muy buen poema.


R.

3 de mayo de 2016, 13:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Valeria, gran poema. Los poetas acudimos mucho a hablar de la lluvia, pero pocas veces he leído uno tan pacífico, estático y dinámico a la vez. Felicitaciones. Isabel Llorca Bosco

3 de mayo de 2016, 21:10  
Blogger Marily Canoso ha dicho...

Buen poema, buen remate!!!!

4 de mayo de 2016, 8:41  
Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

la lluvia es uno de los objetos más plásticos y expresivos, mientras denota algo "fuera de uno" también refiere un "adentro de uno", a veces es contraste, otras, asimilación. La poeta utiliza esta línea manejándose con soltura y libertad, un poema sensible y
claro,

clelia Bercovich

6 de mayo de 2016, 12:45  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"llueve...como si no importáraque nos estamos yendo".un poema tan suave que duele. Bello.
flora levi

9 de mayo de 2016, 15:05  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy bello Valeria...
Entro en tu poema y me mojo con la lluvia "como si no importara / que nos estamos yendo..."

Gracias , un beso grande!
Montse Bertran

10 de mayo de 2016, 10:46  
Blogger Romina R Silva ha dicho...

¨llueve como si no importara que nos estamos yendo¨...
pensé en lo efímero que somos, en la vida que cada día nos acerca a la muerte, y esa lluvia única que es nuestra existencia.
Abrazo!
RominaRS

15 de mayo de 2016, 15:37  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Un poema profundo que contrasta la serenidad de la naturaleza con el drama de la finitud humana.
Un abrazo
Juany Rojas

30 de mayo de 2016, 16:46  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal