8/3/16

Poema de Graciela Bucci


Ahora el cerrojo 


"Es la forma más oculta, incomprendida y estigmatizada de violencia familiar. Miles de padres viven con temor pero aún es un tema tabú" 
Paula Wilcox, 


hoy lo miro 

finalmente puedo hacerlo 
sin miedo a los ojos acechantes 
sin miedo a la burla agazapada en  fauces tenebrosas 

me permito el descanso de esta cabeza blanca 
sobre una almohada que fue único testigo de aullidos abortados 
de  culpas que  acechaban desde todos los rincones de una vida indeseable 

miro mis brazos enjutos ya 
sin temer las infames máculas azules que hasta ayer los cubrían 
ni un solo golpe más ni un solo insulto más 
no más culpa creciendo como un río sin freno listo para  ascender 
hiedra venenosa por mi piel 

hoy sé que hice bien 
y grito por el ancho silencio de los años sin tiempo 

hoy sé que hice bien 
el lugar de las bestias está tras las rejas 

y aunque las manos tiemblen 
aunque esta piel marchita vacile al cerrarlo 
yo misma echo el cerrojo para siempre 

hijo mío       verdugo mío 

antes de que la noche caiga 
definitiva 
sobre mí.




©  Graciela Bucci

12 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

" grito por el ancho silencio de los años sin fin" Dios mío, graciela ¡ cuánto dice! en realidad todo el poema espero que sea sólo un grito, ya sin culpas. magnífico. un abracito. susana zazzetti

8 de marzo de 2016, 14:14  
Blogger maria alicia ha dicho...

¡Qué realidad la que narras amiga!
Gran abrazo

10 de marzo de 2016, 23:37  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Tu entrar en la crudeza de realidades como estas, decirlo como lo haces, ir hacia las conciencias con el golpe duro de lo que ocurre a tantas... es excelente, Graciela. Excelente y necesario! Gracias por escribir como lo haces, y sobre estas temáticas, tanto en verso, como en prosa. Abrazo grande! Cecilia Glanzmann

11 de marzo de 2016, 17:04  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Conmovedor poema, Graciela! Quedo tocada por el dolor, por el horror, por esos aullidos que no salen, hasta que el coraje de una verdad ubica qué debe llevar cerrojo, qué debe sancionarse y qué debe reclamar la luz. A esa luz no hay noche definitiva que la tape.
Abrazo grande!

Amalia Zacoutegui

11 de marzo de 2016, 17:44  
Anonymous MaríaLuisa Márquez ha dicho...

QUE PESO CUANDO CAE LA NOCHE ENSIMA, UN SALUDO DE María Luisa Márquez

11 de marzo de 2016, 21:12  
Anonymous Pauli ha dicho...

Estremecedor, Graciela.

12 de marzo de 2016, 11:08  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Una dolorosa realidad, amigos todos, más frecuente de lo que pensamos... la poesía también puede sumarse para decir...
Abrazos,
Gra Bucci

26 de marzo de 2016, 20:27  
Blogger Maju ha dicho...

Graciela: UN POEMA DIFÍCIL PERO CERTERO. nO ES FÁCIL ABORDAR ESTE TEMA.
CALA HONDO! Tanto sufrimiento, especialmente de la mujer!
gracias por el poema.
Maju

28 de marzo de 2016, 21:18  
Blogger Rumen Limay ha dicho...

Fuerte, muy fuerte Graciela. Conmovedor de principio a fin. Me quedo sin palabras para expresar la conmoción de este bello y duro poema. Felicitaciones. Antonio Pourrere

29 de marzo de 2016, 18:02  
Blogger MARIA ALICIA Gomez ha dicho...

Dejo otro parecer,contenta de tener el poema para poder leerlo en la reunión de Mayo
besitos

31 de marzo de 2016, 21:59  
Anonymous Beatriz Minichillo ha dicho...

Un decir desolado e impactante

2 de abril de 2016, 18:02  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Una realidad desgarrante y conmovedora en una perfecta factura de belleza y profundidad, Graciela
Aplausos cerrados y de pie y un beso grande
María Rosa León

3 de abril de 2016, 19:00  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal