18/3/16

Poema de Ana Lema


GÀIDHLIG 

Comparto clase de fotografía con un escocés
de los tantos que combatieron en Malvinas.
Atragantado le quedó venir
justo del país contrera en la escaramuza.

Me observa con minuciosa obsesión.

Por el ochenta y dos estallaba la guerra
y yo cumplía nueve.
En el coro del colegio nos hacían entonar
la marcha a las islas.
Las estrofas sabían a quimera marcial.

Entonces, con la colimba todavía obligatoria
los de dieciocho andaban con el corazón en la boca
y sus madres rezaban a cuanto santo más o menos creíble aconsejaban
con la esperanza de que sus pichones se libraran de ser carne de cañón.

El primer round arrojó una diz de victoria local
errata mediante
el reino se instalaba en las islas
hasta hoy. 

Patriada malentendida empezada por casa.
Rosario de tormentos sucedieron.

Indistinto si las huestes venían del sur o el norte
sí a todos les quedaría sellado el corazón.

Me pregunto si el escocés con quien nos miramos de soslayo
estará tan convencido como yo de que
no existen vencedores ni vencidos,
apenas resabios de amargo desatino.



© Ana Lema

3 comentarios:

Blogger Ana lema ha dicho...

Gracias Gus por leerme y compartirlo! un gusto. Carinos. Ana.

18 de marzo de 2016, 17:55  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Cuánto dolor en este tiempo. El mismo que llena tu mente, ocupa pensamientos, relaciona vivencias, crea la poesía.
Un abrazo

22 de marzo de 2016, 14:17  
Blogger Ana lema ha dicho...

si bien el poema no es autobiográfico, si es autorreferencial,gracias por tus palabras, un abrazo grande y espero te haya gustado! Ana.

27 de marzo de 2016, 23:07  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal