27/2/16

Poema de Paulina Vinderman


Océano Índico 

Escribo en mi cuaderno como en una tablilla
de monje budista cerca del arrozal.
Cavo un pozo en busca de agua
y desentierro palabras plateadas bajo el lodo.
Busco a mi hermano,
triste cordero soñante en el Océano.

Ah, vida, me tocó este viaje: el legado de
muertes en embarcaciones precarias.
El bordado del vestido de mi abuela Paulina
pegado a mi sombra,
cosido con mi propio pelo al corazón
(a la garganta).

Ella apaga la lámpara, con su hijito muerto
en los brazos sagrados
y me deja las imprecisiones del arte del insomnio
(el arte de la caligrafía).
Verde oscuro como el jade tu vestido y tus ojos,
verde como la selva.

El amor siempre es una muerte, escribo, prolija,
olvidando para siempre la velocidad.
"Lejos" es una palabra que toco con cuidado
y que es bella en sí misma.
Estoy muy "lejos", hipnotizada por la canción
de las hojas, por el deseo indeleble de una historia
más hospitalaria que este destierro
(valiente, sordo, disfrazado de aventura).
Reclinada sobre los reflejos
no tengo modo de saber
porqué partimos hacia tierras
que tienen tan poco que ver con las que amamos.

El sostén del mundo
es el aliento de un lobo en las noches
                                                     sin luna.
(él sabe esperar el hechizo del futuro
en los ciclos del cielo, en plena oscuridad).



© Paulina Vinderman

12 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Chapeau, Paulina!!!

Anahí Lazzaroni

27 de febrero de 2016, 19:41  
Blogger mariel monente ha dicho...

precioso!

27 de febrero de 2016, 22:06  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Paulina , hermoso y durísimo¡¡¡ Una gran poeta¡¡ Sonia Rabinovich

2 de marzo de 2016, 12:45  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Paulina, Hermoso y durísimo¡ Una gran poeta¡¡

2 de marzo de 2016, 12:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Impresionante¡¡¡



Sonia Rabinovich

2 de marzo de 2016, 12:50  
Blogger Carlos Enrique Cartolano ha dicho...


Grandioso lo suyo Paulina Vinderman! Sigo leyéndola y no me detengo.

2 de marzo de 2016, 15:17  
Blogger norma ha dicho...

Excelente poema. Un lujo leer a Paulina.

2 de marzo de 2016, 20:23  
Blogger Estela Barrenechea ha dicho...

Querida Paulina, tu poema "Océano Índico" no solo impacta por su belleza sino que provoca en el que lo lee imágenes de viaje, lejanía, destierro y a la vez se vislumbra el deseo de desenterrar palabras para sostener una historia a pesar de que:
“El sostén del mundo
es el aliento de un lobo en las noches sin luna.”

3 de marzo de 2016, 10:15  
Blogger irene marks ha dicho...

Querida Paulina: solo vos sabés hacer del dolor una ceremonia mágica, un viaje de rituales infinitos, una ruta sagrada donde tus sílabas nos conducen como pistas de un lirismo transformador y absoluto. ¿Cómo no amar tu poesía? Besos Irene Marks

3 de marzo de 2016, 10:53  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Sin dudas, la maestría de la palabra colocada en cada verso es esa exacta pincelada fundida en la nostalgia de los antepasados. Porque ese origen alimenta nuestro arte. Y porque somos aquel recuerdo. Qué bello poder decirlo así. Toda mi admiración a Paulina! Isabel Krisch

4 de marzo de 2016, 0:20  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Viajar adentro del cuerpo y del alma, PAULINA, te recuerdo en la lectura de poemas suyos igualmente impactantes.Este tiene la historia de vida propia y ajena, que suma el espacio, la geografía para redondear un poema PERFECTO. mi afecto. marta comelli

6 de marzo de 2016, 11:53  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Paulina, tu poesía está enraizada en los viajes. La belleza en ellos tiene un status distinto, has variado el registro de la poesía. El resultado, conflictuada belleza.
Aunque no siempre te comento, sabés que sos mi poeta actual preferida. Beso enorme
Isabel Llorca Bosco

9 de marzo de 2016, 12:20  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal