26/2/16

Poema de Gisela Galimi



Sobre esta playa de guijarros parada

Pequeñas rocas, mis rocas, mi pasado.
Lento corazón de casa
que el amor ha estallado y pulido.

Ya no hay roca, ya no hay casa.

El corazón vive libre a la intemperie,
late, vuela, canta.
El muro que lo contenía ha caído hecho carne
todo es presente en esta playa de guijarros.

La arena no es fina y blanca
no es virgen de pisadas
no es azul el agua.
Es un paisaje que queda
tras la íntima pelea de la sangre.
El cielo es rojo,
roja el agua
verde la mañana.

Soy yo a pesar y por lo tanto
Ni grande, ni pequeña,
humana y peregrina.

© Gisela Galimi

5 comentarios:

Blogger Carolina Zamudio ha dicho...

Hermoso poema. Abrazos.

26 de febrero de 2016, 11:46  
Anonymous Anónimo ha dicho...

bello poema
"mis rocas, mi pasado..."

gracias
norma starke

28 de febrero de 2016, 0:49  
Blogger norma ha dicho...

hermoso poema, Gisela!

2 de marzo de 2016, 20:33  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Un poema que transmite paz, libertad y aceptación frente a los cambios que el tiempo provoca en nosotros y en las cosas.
Un abrazo
Juany Rojas

3 de marzo de 2016, 21:34  
Anonymous Anónimo ha dicho...


que difícil facilidad expresa en la factura de estos versos y que simbolismo del reino y el exilio aceptado. excelente
Walter Mondragón

23 de marzo de 2016, 20:54  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal