26/2/16

Poema de Marizel Estonllo



SUAVE

Giraba en movimientos ondulantes dentro del mortero
/ de mármol
esa blanca masa que ya mezclada
beneficiaría las manos de la mujeres del barrio.
Se llamaba diadermina,
una blanca promesa sin perfume.
Ellas venían a buscarla con sus frasquitos abiertos
y se llevaban el pasaporte a una pequeña felicidad.
Todos los días terminarían de lavar los platos y la ropa sucia
y esa pátina evanescente sería la promesa de una caricia
Y el anhelo de otra caricia.
Después de todo
nada mas parecido
al tacto que tiene la proximidad del amor en una mujer


© Marizel Estonllo

2 comentarios:

Blogger Xenia Mora Rucabado ha dicho...

Hola Marizel! Tu poema es muy original, porque a todas las mujeres y seres humanos en general nos encanta que nos acaricien.
Un abrazo
Xenia

6 de marzo de 2016, 3:07  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Este poema de tu LAUDANO muestra esa perfecta conjunción entre la botica y la sanación de la palabra. Abrazo. PAOLANTONIO

7 de marzo de 2016, 1:45  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal