8/1/16

Poema de Laura García Del Castaño



en Hungría

En una tarde borrosa
una final de futbol
dos hombres se han sentado en un bar
Reparten la bebida,
negocian su nuevo campeón
Al fondo el mozo limpia una copa
Frota hasta lograr el brillo
de lo que no se ha usado
Contra una pared estamos nosotros
La mesa es para cuatro pero así hemos querido nuestro juego
un territorio neutro
lejos del cuadrado
esperanzado y estrecho
En el momento del gol
uno de los dos intenta el acierto:
Una palabra que nos borre cual marca en una copa
Una palabra que nos deje limpios
casi sin usar,
a la espera de un vino finalmente dulce.


© Laura García Del Castaño

7 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Excelente, el paralelismo, muy acertado.
ABRAZO
Elisabet

8 de enero de 2016, 18:37  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Lo narrativo y lo elusivo se complementan perfecto para el final delos versos. Abrazo, Inés Legarreta.

9 de enero de 2016, 14:21  
Blogger Vuelo de noche ha dicho...

el partido, el bar, el vino, todo se juega en el mismo sitio. El gol esperado es como la palabra nueva que permitirá saborear, si aparece, "un vino finalmente dulce". Bello. Abrazo, Marta Ortiz

9 de enero de 2016, 17:43  
Blogger Griselda Rulfo ha dicho...

amiga, siempre me asombras. Con temas diferentes pero siempre con la palabra bella y profunda

9 de enero de 2016, 19:46  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Buenísimo. Un final perfecto, además.


Abrazo.

Alicia Márquez

11 de enero de 2016, 10:00  
Anonymous Elena Cabrejas ha dicho...


MUY BELLO EL POEMA, ME GUSTÓ MUCHO.




ELENA CABREJAS 15 de Enero de 2016 , 12 hs.

15 de enero de 2016, 12:04  
Blogger sacanueces ha dicho...

me dejaste sin palabras!!! hermoso!!! gracias y un beso enorme, se te extraña!!! francisco

25 de enero de 2016, 18:19  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal