22/12/15

Poema de Mary Acosta



ACROBACIA SALMICA 

Atardece en mi, 
ante el desnudo audaz de los espejos. 
Desgrano la penumbra hambrienta 
vistiendo un traje de epílogo, 
sobre la fina piel gastada, 
que expulsada en siete gritos 
desarma cóncavos domingos de abril. 
Detrás del músculo agotado, 
la acróbata libélula 
confabula el vuelo, 
en mitad del geodésico instante, 
inventando el hálito de Dios resucitado.


© MARY ACOSTA

1 comentarios:

Blogger Rumen Limay ha dicho...

Hermoso poema Maryta, digno de tu pluma. Me gustó mucho. Feliz año nuevo y un fuerte abrazo. Antonio Pourrere

31 de diciembre de 2015, 11:12  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal