8/12/15

Poema de Gisela Galimi

  
En el altar del sol

En el altar del sol dejé
mi corazón de piedra,
tallado a pura vida
allá en lo alto
como una ofrenda ancestral
que es plegaria:
Que el corazón de carne sepa
seguir el camino,
se acelere la sangre,
busque el aire,
nubecita vuele,
que el cuerpo se le anime,
que el fuego sea
su última morada.


© Gisela Galimi

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

bellísima plegaria Gisela, siempre un placer leerte.

abrazo

claudia tejeda

9 de diciembre de 2015, 20:24  
Anonymous betty badaui ha dicho...

esa fusión de palabras con el comienzo del altar del sol y la prpuesta final con la sencillez y la ternura deseandole como morada, cuando el encuentro de palabras es acertado el poema llega. Felicidades
Betty

14 de diciembre de 2015, 0:37  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello! abrazo Gisela.

Romina R Silva

15 de diciembre de 2015, 12:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal