30/12/15

Poema de Elena Eyheremendy


El  Saltimbanqui  del  semáforo  desamarra

Secreto  Equilibrista /
deja  entonces  que  todo
nos  llueva  fluya  aquí / en  aluvión.
    Así  tal  vez / cuando  el  futuro  no  te  exista
    podremos  añorar  tu  obstinado  paisaje
    que  no  aprendió  a  ser  bueno  como  el  Niño
    que  antes  de  comercito  se  enjuaga  los  deditos
    con  el  aguamanil.

Sobre  todo  no  sabes / Saltimbanqui /
permanecer  callado  en  tu  fotografía
sin  asaltarme  en  las  esquinas  de  cada  recodo  urbano /
    con  tu  Treblinka  a  cuestas  tu  Guernica
    Palestina  Malvinas  o  el  Olimpo
    imperdonables  Hiroshima  o  Gaza
    Irak  Afganistán  Aleppo  Homs  Malí
    Corea  o  Siria / la  guerra  interminable .

Secreto  Equilibrista /
deja  entonces  que  el  lodo  los  detritos  del  último  tsunami  pecios  y  derrelictos / lluevan  fluyan  aquí / en  aluvión.
    Como  el  petróleo  crudo  en  el  Golfo  de  Méjico
    o  aquel  endemoniado  Iron  Fist  en  el  Sur  de  Sudán /
    que  oleadas  de  sentido  contaminadamente
    erosionen  los  juicios  polucionen  sus  cumbres
    vuelen  toda  academia  que  no  entienda  tu  Lengua.

Deja   que   mezcle   ahora
el  agua  de  este  huracán
con  tu  desolación
    en   estos   versos
    desamparados   como   barcos
    desasidos  de  muelles  y  de  puertos
    mucho  más  deslumbrantes
    pero  tan  oscuros.


©  Elena Eyheremendy

5 comentarios:

Blogger Inés Legarreta ha dicho...

La pobreza de la realidad, que se repite incansable por los escenarios del mundo...abrazo, Inés Legarreta

31 de diciembre de 2015, 7:36  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Quiero agradecer en primer lugar a Gustavo por publicar este poema mío y con tan bien elegida ilustración en este bien concurrido blog de poesía. Intenté agradecerte el mismo 31 pero para variar clickeé mal y perdí el comentario. También le agradezco el comentario a Inés Legarreta. Muy feliz 2016 para todos!!! Muchos abrazos!!! Elena S. Eyheremendy

4 de enero de 2016, 14:14  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Las guerras destructoras de futuros...
Un tema duro tratado con madurez, impotencia y dolor.
Me conmovió y mucho, admiro la palabra que logra atracción desde la obsoluta tristeza.
Buen Año 2016
Betty

5 de enero de 2016, 15:48  
Blogger irene marks ha dicho...

Querida Elena: es alta poesía la tuya, que muestra la herida del mundo, la injusticia cometida hacia la infancia, con infinita ternura en tus palabras, con esos diminutivos ("comercito") que expresan tanto, porque nos atacan con los contrastes crueles que existen en la sociedad. También tu poema y tus versos" desamparados como barcos desasidos de muelles" reflejan la orfandad. Pocos poemas pueden ser tan conmovedores como este. Un beso grande Irene Marks

17 de enero de 2016, 22:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Estimada Elena, pienso a menudo que quienes escribimos tenemos la responsabilidad de contar nuestro tiempo y así dejar para quienes nos sigan en la historia, un brevario, aún de las miserias de nosotros los humanos, que tan bien, con brillante inteligencia desarrollas en este tu poema, que a pesar de todo su dolor embellece la lectura. felicitaciones. marta comelli

29 de enero de 2016, 18:19  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal