16/11/15

Poema de Norma Starke


TIERRA RASPADA

Olor a tierra rasgada. Tierra que se moja en la urgente lluvia.
Tierra seca en tu tiempo, en el mío. Tierra sin nombre.
Tierra en las manos. Tierra, te trabaja el hombre. Tierra.
Sueño que vos.

Tierra recién mojada.
La gota se extravía en tu seno. Gota en el parabrisas. Gota en mi rostro.
Gotas a través del ventanal. De esta ventana. De esta ventanilla.
Gotas de seca tierra.

Panales en el seno de esta tierra. Gotas que borran. Nombran. Mojan manchan tu nombre tierra.

Borran tu nombre. Nombran la tierra. A cuestas. Por el asfalto caliente.
El ejercicio del nombre. El viaje al dorso de estas palabras.
Mañana. Mediodía. Tarde se abre este cielo.

Este cielo se abre tarde. Lleva el nombre y las gotas en las entrañas.
Me alcanza con decir tierra.

Allá te busco, tierra. Al borde de las palabras. Abismando silencios. El cielo se abre.
En veredas de un barrio ruedan palabras. Y el nombre en el alba mismo. El mismo. La misma tierra.

Te gotea esta urgencia. Urgente te gotea.


© Norma Starke

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Terra: palabra tan grande como el amor. hermoso poema y bellísima ilustración, ganas de estar ahí. susana zazzetti.

16 de noviembre de 2015, 16:28  
Anonymous Mariasilvia ha dicho...

Qué fuerte manera de resignificar!
"Gotas de seca tierra"... "El ejercicio del nombre"... "Me alcanza con decir tierra"...
Y esa urgencia que gotea.

17 de noviembre de 2015, 19:29  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Muy bueno, Norma, todo el juego poético con las palabras tierra y gotas: lo que está, lo que se borra y se nombra y aparece al final: "Te gotea esta urgencia". Abrazo, Inés

21 de noviembre de 2015, 16:32  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias a todos por la lectura y los comentarios.

norma

22 de noviembre de 2015, 20:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal