18/11/15

Poema de Mónica Cazón


ÁREA 30. FUMAR SIN PERMISO

Aquí, vamos a jugarnos la próxima primavera.
Justo aquí, donde hay que imaginar la lluvia.
Los libros sobre tu falda, el poema apresurado
y la rosa negra para festejar que todavía caminas
sin agarrarte de mis brazos.
Aunque no sea lo mismo 
alejar el hambre los terremotos la tormenta
espantar la soledad parar la guerra
y salvar a esas niñas,
que darse contra el  vidrio porque la vida se termina
y hay que continuar igual
junto a las bombas que estallan en el cuerpo,
que ya no es el tuyo.
Cielo azul cielo negro. El café que sabe a metal. La lengua
que corta los dientes y las palabras que se quiebran.     
Aprieto el índice, el medio, regreso al pulgar.
Calculo con exactitud el lugar que duele menos.
Sin prisa, observo la historia de otras muertes
porque la tuya no es probable.
Tendré que aprender a huir del miedo
amigarme con los tubos de plástico.
Ahora que tu vestido decidió escapar de la morfina.
Ahora que estas fumando el último cigarro.


© Mónica Cazón

9 comentarios:

Blogger Gustavo Tisocco ha dicho...

Bienvenida Mónica a este espacio que pretende difundir a poetas contemporáneos, mes a mes serás publicada, abz Gus.

18 de noviembre de 2015, 11:02  
Anonymous Anónimo ha dicho...

muy fuerte, y si se me permite representar en mi imaginación este poema, diré que el dolor se une a la belleza de componer semejante situación. felicitaciones. susana zazzetti ¡¡ bienvenida y gra
cias, gustavo!

18 de noviembre de 2015, 15:38  
Blogger Teresa Gerez ha dicho...

¡Precioso, Mónica! Abrazo.

18 de noviembre de 2015, 19:55  
Blogger Rolando Revagliatti ha dicho...

Sí, el poema merece sumarse a tu bienvenida, Mónica.

Rolando

*

21 de noviembre de 2015, 15:19  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Bienvenida, Mónica, un placer leerte.
Va un abrazo
Betty

21 de noviembre de 2015, 15:36  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bienvenida y felicitaciones.
Anahí Duzevich Bezoz

21 de noviembre de 2015, 18:17  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Bienvenida a este espacio excelente de conexión poética.Tremendo tu poema!
Abrazo Graciela N Barbero

21 de noviembre de 2015, 20:26  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"...tendré que aprender a huir del miedo..." ¡Muy bueno tu poema, Mónica! Es muy difícil cantar al dolor en toda su dimensión sin caer en lugares comunes.
Felicitaciones y un beso grande de bienvenida.
María Rosa León

22 de noviembre de 2015, 0:37  
Blogger Adriana ha dicho...

Poema duro y lleno de oscuro esplendor poético. Es para leer y releer. ¡Bienvenida con tu poesía y tu sensibilidad! Un abrazo. Adriana Maggio

22 de noviembre de 2015, 10:00  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal