26/9/15

Poema de Edna Pozzi


Oh, madre,
con los últimos carozos de durazno
recortabas cabezas de niños calvos,
donde la soledad caía como una lágrima.

Y ellos se visten con alas de mariposas
y hojitas de menta
y caminan por un ancho bosque
entre el musgo y las flores yacentes
y gatos grises.
Miradlos cómo corren y se extravían
sin sentir la llegada de la noche,
la noche que comienza en las arañas
como un remoto búho sobre las ramas del cedro
y en mi corazón que llora lejano
en una casa frente al mar
donde siempre se espera en vano, al atardecer,
que alguien abra la puerta de la sala.

Oh, madre
corriendo entre los tigres
y los terribles cuervos del bosque
mientras el viento a lo lejos
bate el portón de la casa vacía.


© Edna Pozzi
Foto: Horacio Farroni

13 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Gran homenaje a la madre. Gran poema Edna!! como siempre. Tan adecuadas cada palabra, verso que abraza cuando se lee.
Mi cariño!!

26 de septiembre de 2015, 16:16  
Blogger Marta Raquel Zabaleta ha dicho...

Bellíimas imágenes, inteligente desarrollo de un drama interminable.Buen poema.
Marta

27 de septiembre de 2015, 6:56  
Anonymous Milagros Rodríguez ha dicho...

GRAN POEMA EDNA SENTIDO Y MARAVILLOSO!!!

27 de septiembre de 2015, 13:40  
Anonymous Anónimo ha dicho...

bellisimo poema. saludos
anahí Duzevich Bezoz

27 de septiembre de 2015, 14:06  
Anonymous Mariasilvia ha dicho...

Edna, siempre que la leo se me llena de ternura el pecho... no sé, algo en su decir, más allá de lo propio dicho.

27 de septiembre de 2015, 22:08  
Anonymous Gloria Oscares ha dicho...

Muy bueno tu poema.
Gloria Oscares

27 de septiembre de 2015, 22:35  
Blogger Gastón Sequeira ha dicho...

Maravillos poema. Colmado de recuerdos, imágenes y sacrificios. Gracias. Gastón Sequeira.

28 de septiembre de 2015, 8:50  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Bellísimo poema!

28 de septiembre de 2015, 11:15  
Blogger ©Claudia Isabel ha dicho...

entrañable, muy bueno!

28 de septiembre de 2015, 11:25  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello! Abrazo

Romina R Silva

30 de septiembre de 2015, 19:23  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello, muy bello... Emociona mucho tu bello poema a tu madre, tan querida Edna!!! Abrazo del alma. Cecilia Glanzmann

30 de septiembre de 2015, 20:35  
Blogger Elena Cabrejas ha dicho...

Querida Edna, como siempre tus poemas son magníficos. Está lleno de metáforas hermosas!!
Te envío bssssss

2 de octubre de 2015, 10:45  
Blogger Vuelo de noche ha dicho...

bellísimo poema, las imágenes -me llevaron a la sutil magia de Marosa-, remiten a un tiempo encantado, asimilable a la infancia.
Un fuerte abrazo, Marta Ortiz

17 de octubre de 2015, 10:54  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal