26/9/15

Poema de María Lanese



Habla Raz 

Había que escucharte ahí 
en la música de ese paisaje 
viajar la noche en tu voz viva 
atravesar la nieve 
con la luna en la palma de la mano 
con tus pechos  
        ruta de las especias 
acomodándose con precisión 
a las firmezas de mi espalda. 
Sí, me acuerdo 
viajar la noche por el paso 
de unión de las estrellas 
para que el desenlace 
preservara los hilos 
en tu cuerpo de espuma 
invocar al silencio 
para que conserve intactas 
las profecías de las mariposas 
invertir el rumbo del sonido de las furias 
con un pedal de plata empujando mi pie 
hasta tu dolor para acunarlo. 
Ahora puedo suponer 
que una marca indescifrable de mi especie 
me obliga a estas constantes  migraciones 
y sus intermitencias 
que no fue inocente vestirnos 
con aquel plumaje de aves nocturnas 
para dejar a salvo el amor 
son esas las aves que miran de frente 
y parpadean 
pero…¿quién puede saber 
con qué oreja se advierte 
la frecuencia en la que vibran 
los dedos de las manos 
que llegan a juntarse?


© María Lanese

3 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

De "invertir el rumbo se trata".
Abrazo

26 de septiembre de 2015, 16:21  
Anonymous Milagros Rodríguez ha dicho...

HERMOSO POEMA MARÍA !

27 de septiembre de 2015, 13:52  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Hermoso poema.

28 de septiembre de 2015, 11:18  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal