3/8/15

Poema de Anny Guerrini



A mi padre

Un hombre bajo Géminis, ávido de sol y estío,
domestica el arroz con leche y los juegos del crepúsculo.
Atalaya de la vida sus ojos océano. Las manos nogal nudo nido.
Su corazón pradera de ciervos sin cacerías.
Último Quijote adueñado de los vientos con canciones
de ríos y caminos.
Vieja madera que permanece en retoño.
Su pan es el banquete de las aves matinales
y el secreto de la libertad.



© Anny Guerrini

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Cuanta ternura en este poema, un saludo


Silvia Loustau

4 de agosto de 2015, 12:32  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Padre Quijote, padre ave, padre libre, yo le agregaría padre con sabiduría; tierna descripción. Un abrazo
Betty

6 de agosto de 2015, 0:42  
Blogger Isabel ha dicho...

Retrato a partir de los hábitos bueños y sencillos que llegan al último verso como producto de los mismos. Un beso, ¨Ana

7 de agosto de 2015, 12:48  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Emociona este poema que recuerda la calidez del padre.
Abrazos
Elisabet

8 de agosto de 2015, 19:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hermoso poema para un hermoso padre sin duda,es herencia indeleble.
Cariños
Juany Rojas

8 de agosto de 2015, 22:16  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal