21/7/15

Poema de Carmen Amato




JUEVES SANTO

Yo miro esa puerta cerrada, Señor,
y no sé si es la tuya o la mía.
Tú dices que si llamo a tu puerta
abrirás,
            pero tengo miedo que no abras
y conteste el vacío del alma
                       vacía de amor divino.

Me voy aproximando Señor,
yo quiero verte.
¿Y si fueras mujer?
porque ese amor incondicional
que muestras sólo puede ser de mujer,
Padre,
              quizá es tu parte femenina,
la que habla,
               quizá debo llamarte Madre Dios.

Yo toco en esta tarde a tu puerta
buscando tu protección y tu ternura,
buscándote Madre Dios
porque tu tienes la fineza,
la delicada concepción del ser humano,
porque siendo tu naturaleza creadora
creas en perfección mujeres y hombres,
sin estatus ni jerarquías, seres iguales.

Esta tarde toco a tu puerta cansada
de navegar por las calles de este pueblo
que me traen a tu recinto
                  solitario y fresco en esta hora.

Madre Dios, tú con tu corazón aderezado
por la generosidad y la más alta estima
dime si en el rostro doloroso de las mujeres
relegadas, marginadas, desconocidas,
ves a tus hijas
                               imperfectas en sus actos
pero perfectas en esa voluntad
que  tú misma les forjaste
a tu imagen y semejanza,
con linaje divino, con corazón ardiente y puro,
con intuición a prueba de mentiras.

Madre Dios quiero entender que ciertamente
tus caminos son inescrutables
y que por mucho mundo que recorran nuestros pasos,
en los vericuetos de la vida,
aún en las veredas más empinadas y escondidas
siempre encontraremos esa puerta
a la cual debiéramos tocar con certeza,
como quien sabe que llega a la casa de su madre
y la puerta se abrirá para mostrar su rostro,
el espejo precioso que reflejará el nuestro.
Madre Dios mírame en esta tarde
de Jueves Santo,  acógeme
         en tu divino seno y háblame
                         al oído del corazón
                              porque una palabra tuya
                bastará para sanar mi alma.


© Carmen Amato

3 comentarios:

Anonymous MILAGROS RODRÍGUEZ ha dicho...

UN POEMA PARA PENSAR Y REPENSAR CARMEN!

24 de julio de 2015, 11:34  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Un poema oración desde lo más profundo del corazón, Carmen.
Aplausos, bises y besos
María Rosa León

24 de julio de 2015, 16:39  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Un poema que desde sus versos, busca la paz. La fe es la evidencia de lo que no se ve!!
Es poder creer en uno mismo.
Un poema de búsqueda, ruego.
Un abrazo

26 de julio de 2015, 12:19  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal