4/7/15

Poema de Bibi Albert


SINTEMPORANEIDAD

                                A Oscar

¿Hace ruido el árbol que cae cuando no hay nadie para escucharlo?
Paradoja milenaria

Me voy quedando sin testigos.
Y entonces ya no tengo infancia, ni adolescencia,
ni primer amor, ni segundo, ni tercero.
No aprendo a escribir ni a nadar
ni a guardar un secreto.
Y se vuelven a morir mis padres y mi hermano del medio.
No hay fotos de mis penas, no hay ecos de mis risas.

Me voy quedando sin pedazos
en la memoria de mi cuerpo y de mi alma.
No hay derecha de mí, no hay izquierda de mí,
no hay más costados.
Me desconcierta este tramo vacío
que no puedo dejar de caminar aunque quisiera.
La agenda se me llena de agujeros.
Sobran las horas, las noticias, el teléfono.
Sobran los cumpleaños y la nochebuena.

Hasta la soledad me está sobrando.
Soy mascarón de proa en el desierto.



© Bibi Albert

18 comentarios:

Blogger Maju ha dicho...

Bibi: un poema muy certero, implacable, buenísimo. Me llegó fuerte. Así de descarnado es vivir.
Un abrazo! Maju

4 de julio de 2015, 14:36  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Una soledad sin testigos, excelente poema, Cariños Dolores Pombo

4 de julio de 2015, 14:57  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Sí Bibi. Nos quedamos huérfanas de todo.

Un abrazo grande.

Alicia Márquez

4 de julio de 2015, 15:37  
Blogger mariel monente ha dicho...

Bibi, muy conmovedor tu poema...mascarón de proa en le desierto...bello!

4 de julio de 2015, 15:43  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Terminé de leerlo y llamé a nuera para leérselo. Es de esos poemas que con una sola lectura no alcanza para tanto decir.

Besosssss

4 de julio de 2015, 16:00  
Blogger Adriana ha dicho...

Excelente poema, Bibi. Hermosa idea ésta de que la reedición de la soledad reedita las pérdidas. Conmovedor y certero. Gracias. Un beso grande. Adriana Maggio

4 de julio de 2015, 17:10  
Anonymous betty badaui ha dicho...

La soledad con sus tiempos y sus pérdidas están mostradas con imágenes que calan hondo, me gusta esa forma de decir.
Abrazos
Betty

5 de julio de 2015, 0:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Un poemazo en carne viva, llega muy hondo.
Excelente, Bibi!!!
Cariños.
Alicia Corrado Mélin.

5 de julio de 2015, 9:09  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Oh! Qué descripción de pérdidas, la suma es la soledad poética...muy bueno! Inés Legarreta.

5 de julio de 2015, 9:38  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Cuántos despojos y tanta soledad profunda que hiere. Hermosos poema
Un abrazo
Graciela N Barbero

5 de julio de 2015, 20:01  
Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Exquisito poema que naufraga en su desesperanza.

jorge pablo moreno.

6 de julio de 2015, 14:18  
Anonymous Víctor "Pajarito" Cuello ha dicho...

Una grossa, Bibi!

6 de julio de 2015, 18:49  
Anonymous Pauli ha dicho...

Me movió el piso,me golpeó fuerte,como una puñalada.Muy bueno,Bibi.

8 de julio de 2015, 11:02  
Blogger ESTEBAN CHARPENTIER ha dicho...

Uf, qué duro, pero qué bueno! Felicitaciones

11 de julio de 2015, 15:00  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Poemazo!!
Siempre brillando!!
besos
Te quierooooooooooooooooooooo

11 de julio de 2015, 18:35  
Anonymous MILAGROS RODRÍGUEZ ha dicho...

DARAN CUENTA DE VOS LOS MAS PEQUEÑOS BELLO Y DOLOROSO TU POEMA BIBI ...PERO TAN REAL!!!

15 de julio de 2015, 14:53  
Anonymous Anónimo ha dicho...

sencillamente conmovedor, me mata ese verso de las penas sin foto
muy bueno
Gracias
W.M.

27 de julio de 2015, 23:05  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Cuando se aquietan los recuerdos en el tiempo vacío, el silencio invade los caminos de siempre borrando la existencia en ellos.
Enorme poema.

Sonia Quevedo

3 de agosto de 2015, 13:46  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal