21/1/12

Poema de Lidia Vinciguerra



Desde el invierno, veo la muerte. La presiento.
Doliente muerte de textura de felpa
en un invierno.
Y en otro, interminable cubo de madera.
Alargado cubo de madera.
Alargado como los hombres. En cruz
como el pájaro circulando.
Empecinada y sostenida y clavada
en los cielos de Felipe.
Doliente y escondida detrás de un poema de Vallejo
sostenida es la muerte en una estación sin alondras
una estación donde duele demasiado el silencio
a punto de eternidad.
Nunca diré que despiadadamente
la muerte
acaba de nacer en la palabra
en el espacio vacío
a contratiempo
entre el gozo de la voz y la letra
porque duelen llamas en los ojos quedos
a la hora del tumulto.


© Lidia Vinciguerra
Foto: Gustavo Tisocco

5 comentarios:

Blogger Marta Raquel Zabaleta ha dicho...

Buenísimo, poética y filosóficamente hablando.
Marta

23 de enero de 2012, 14:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Lidia, beunísimo poema. El remate me pareció todo el poema, es perfecto y conmovedor.
Un abrazo. Sonia Del Papa Ferraro.-

23 de enero de 2012, 17:07  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querida Lidia:
Estaciones donde duele demasiado el silencio, pero al borde del verde que no tiene fin,del encuentro consigo mismo, con el Creador y con los que ya partieron. ¿Será Paraíso . . .
comienzo de eternidad. Hermoso poema, abrazo de Moni Vega

25 de enero de 2012, 22:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...

David Antonio Sorbille dijo...
Estimada Lidia: tu poema es muy conmovedor. Te felicito.

30 de enero de 2012, 21:15  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hermosa poesía!.Me llega su modo de hablar de diversas muertes, la contundente y visible, por un lado, la que deja un "interminable cubo de madera" en el alma y la que surge en ese "entre el gozo de la voz y la letra", la muerte que convive con la escritura.Algo muere de la letra, en cierto sentido, cuando la letra llega a la luz. Para seguir leyéndola.
Un abrazo!
Amalia Zacoutegui

31 de enero de 2012, 17:39  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal