1/11/19

Poema de Darío Oliva



Colita de rata

                     A mi hermano, Jorge Luis

Aunque no me lo crean, 
en un patio de frío e infancia, 
tejía mi hermano una madeja, 
pesada y compacta como el mundo, 
con los colores más variados 
colándose por una maderita 
en rectangular equilibrio, 
mediante cuatro clavos en las puntas 
y un agujero en el centro 
en el que respiraba    
           la colita de rata   
           de un sol de lana.

Desordenada, 
la sintaxis de este recuerdo 
me acerca al sueño 
de un poema en movimiento, 
sueño que dura todavía 
y que empezamos a soñar hace un minuto.

Me pregunto       
               si será lo mismo           
              que palparse el alma            
              dentro de los huesos.

© Darío Oliva

5 comentarios:

Blogger Ana Romano ha dicho...

Buen poema Darío.
La colita de rata de un sol de lana. es una imagen muy lograda.
Abrazo Ana Romano.

2 de noviembre de 2019, 13:53  
Blogger Marta Raquel Zabaleta ha dicho...

Muy inteesante. ogrado y sentido en belleza. Buena la foto.

2 de noviembre de 2019, 14:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Recordar un sueño, soñar un recuerdo y con esos hilos sutiles que afloran en palabras, perfilar un poema emotivo, bien logrado. Alfredo Lemon desde Córdoba

4 de noviembre de 2019, 15:23  
Blogger Leonor Mauvecin ha dicho...

Hermoso poema Dario.Abrazos

8 de noviembre de 2019, 21:11  
Blogger bessi ha dicho...

Darío es la primera vez que leo un poema tuyo, me conmueve profundamente el patio frío, el hermano quye amamos y teje esa madeja que continuaremos. Qué buena poesía!

24 de noviembre de 2019, 17:33  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal