24/8/19

Poema de Carmen Amato


                 

Ayer vino la lluvia.                
Los desvelados:                
trabajadores compulsivos,               
parranderos adictos,               
veladores de estrellas,               
creadores nocturnos,               
insomnes amorosos,               
sintieron su presencia.        

               
Ayer vino la lluvia               
con su fulgor electrizante               
y pudiendo golpearme               
con su fuerza               
solo me besó la espalda.               
Entró por el jardín,               
guardaron silencio los jazmines,               
y la berta le ofrendó su aura.            

               
El mandarino que duerme               
con sus frutos siempre a él sujetos               
se arrodilló ante ella               
y como un Juan Diego,                            
                 abrió su zayal                                      
                            mostrándolos.             

               
La dama lluvia               
salió por la puerta grande               
Con su propia banda               
 -Tambora grande en pueblo chico-               
se anunció en la plaza.



© Carmen Amato

2 comentarios:

Blogger María Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Muy hermoso, imágenes definidas que nos cuentan con ritmo.

24 de agosto de 2019, 17:10  
Anonymous Pauli ha dicho...

Un poema encantador. No me gusta la lluvia, pero en tu poema la amé.

31 de agosto de 2019, 12:00  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal