24/7/18

Poema de Amelia Prieto




Al compás

Primeras notas de un violín,
en ese compás que reconozco.
Comienzo a bailar.
Te acercas y me tomas de la mano,
me alzas y giramos.
Lentamente,
como indica el ritmo,
me vas descendiendo
a lo largo de tu cuerpo,
el mío parece tan liviano.
Mis pies ya tocan el suelo.
Mi cintura se vuelve elástica cuando me doblas
lentamente me llevas hacia ti.

Me elevas,
me volteas
y giramos.
Nuestros pies se enredan
se deslían
y me sueltas.
Giro y giro
hasta  tenerte frente a mí.
Levanto la vista
y compruebo que sólo fue pura imaginación
cuando veo a la musa alejarse
por los cielos de Buenos Aires.

© Amelia Prieto

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal