8/12/17

Poema de Isabel Llorca Bosco




MOROSO MANANTIAL

por fuera es del color de las cerezas
por dentro será del de las moras
los golpes son demasiados para que los soporte una mujer
un hombre  un niño y hasta la gata y el pez macho
que cuida de los huevos
para que los soporte una mujer que es madre
con la vida amorosamente rehecha
enormes sus ojos miran cómo el manantial
de agua soleada y tiempo no va a ninguna parte
se abre una persiana  también las hojas de cristal
y se le acerca algún recuerdo feliz: la dulzura de su peso pequeño
la vivacidad de aquella inteligencia, el alma sensible ante los desdichados
tantos golpes la destruyen y la morosidad la come de ansias`
ha querido proteger y no ha podido.
con sus pocas fuerzas  mantiene alto el remolino de los vientos
para que no deshagan su morada
mientras dentro el remolino de sus sangres mezcla el rojo y el azul
el intenso dolor de una mujer deshecha tapizada de moretones y de moras
y aunque el amor sostiene como una columna bella y fuerte
los tatuajes de minúsculas equivocaciones
no ayudan a olvidar y a empezar otra vez



© Isabel Llorca Bosco

7 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

habrá que aferrarse a esa columna,intentar de nuevo la vida- muy sentido tu poema, querida isa, con la intensidad que te caracteriza. abracito. susana zazzetti.

9 de diciembre de 2017, 9:42  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hace unos días, en los inicios del taller de poesía en la univ. de Moreno, trabajamos poema en prosa, prosa poética y aledaños... lástima no tener en manos este hermoso texto en ese momento.

Claudio Simiz

9 de diciembre de 2017, 13:42  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

El color de los golpes, rojo y morado en el cuerpo y en la historia de una mujer que -es posible- se rehaga. Abrazo, Inés

9 de diciembre de 2017, 17:15  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Cuánta fortaleza y profundidad en este hermoso y cuidado poema y ese airecito sobre el final ,me encanto!
Abrazo.
Aly Corrado Mélin

11 de diciembre de 2017, 6:59  
Blogger Adriana ha dicho...

Tu poema es hermoso, desde el punto de vista poético, y desde la mirada humana y afligida de tantos... Y lo que es también importante: proponés una posible salida, una esperanza a tanto moretón tatuado en el cuerpo y en el alma. Es un magnifico texto. Muchas gracias. Un abrazo. Adriana Maggio (Dirbi)

11 de diciembre de 2017, 13:23  
Blogger sacanueces ha dicho...

intenso poema! triste y a la vez con destellos de esperanza que se estrellan contra realidades que desconozco, pero sin duda atroces y tristes... no sé porque... me conmueve... gracias por compartirlo. un abrazo, francisco

11 de diciembre de 2017, 20:16  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola Isabel: un poema sobre una realidad insoslayable visto en forma muy lograda desde el interior emocional de la víctima, desde su encierro y su sensibilidad vulnerada. Esos atisbos por la persiana traen por otra parte un hálito de esperanza. Un gran poema Irene Marks

17 de diciembre de 2017, 10:31  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal