11/8/17

Texto de Nerina Thomas


Ella aprieta mi dedo/ cuando tomo su manita/ e intenta abrir sus ojos/ cuando escucha mi voz. Ella delinea una sonrisa/ en mi rostro/ sin usar pinceles ni lapices/ Y se duerme/ cuando apoyo su cabeza / en el hueco de mi brazo/ y lo entibia cuando la meneo/ susurrando una nana. Ella es Bruna mi nieta / una maga.


© Nerina Thomas

8 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Que poema más divino!!! Un beso, Dolores Pombo

12 de agosto de 2017, 10:37  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Qué bonito, Neri, cuánta ternura!

Abrazo
Elisabet

12 de agosto de 2017, 11:25  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

La ternura toda. El amor todo.

Besossss

12 de agosto de 2017, 11:33  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Nerina... qué poema tan lleno de amor de abuela ,sobre tu nietita Bruna. Bello, con esa pintura vivencial con palabras que cobran alas de ternura.
Abrazo del corazón. Cecilia Glanmzann

12 de agosto de 2017, 17:37  
Blogger Nilda Barba ha dicho...

Nerina, tibieza y hechizo en tu poema. Gracias!

12 de agosto de 2017, 19:50  
Anonymous Carmen Barrionuevo ha dicho...

la ternura de una abu!! Un abrazo Nerina!

12 de agosto de 2017, 21:15  
Anonymous Anónimo ha dicho...

mayor ternura imposible. se siente, aún a la distancia! susana zazzetti.

12 de agosto de 2017, 22:13  
Blogger claudia tejeda ha dicho...

ay abuela!!! estás mojando los baberos! qué sensación de eternidad nos dan los nietos!
las horas se vuelven ternura

disfrute

abrazo

claudia

14 de agosto de 2017, 20:14  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal