12/8/17

Poema de Isabel Llorca Bosco


ÁRBOL  ADOLESCENTE

   A Baudelaire, mi maestro, dedico “estas flores malsanas”

Sacudo este follaje enfermo, exuberante,
joven cuerpo engañoso
que te hincas en el mal.
Tu raíz no es porosa a la tierra ni al cielo.
Copa rala en el fondo
como un helecho ocre.
¡Si un impulso celeste te trasplantara, árbol,
 pero hay hondas sogas de tirantes raíces!

Árbol de rabia, espuma torrencial, furia líquida
desde  Aqueronte al Plata, el mismo olor del agua
y el tono
porque nunca se han mirado en lo alto,
vueltos hacia la muerte.
Pensar hasta dormirse, atravesar el sueño,
mundo de cañerías y claraboyas blancas.
Noche y día fundidos por beso misterioso,
en presión que sofoca la voz de la vergüenza.
Ruecas sin hilanderas devanando los miedos,
los miembros con amarras para no despertar.
(Ya no llegaré a ver su rostro que deslumbra,
ni de leche y de miel la tierra prometida:
no faltan al dormir resquebrajados puentes,
zonas resbaladizas, caídas en el llanto)
Si golpeo los muros de gelatina helada
vuelven con mayor fuerza a su lugar de origen.
Encerrada en el sueño que a los golpes  he armado
ni la espada de fuego podría desterrarme.


© Isabel Llorca Bosco

4 comentarios:

Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Hay imágenes y metáforas escandalosamente bellas. Sin duda, tu maestro tiene gran alumna!!

Besosss

12 de agosto de 2017, 11:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

PARA LEER Y RE-LEER , tiene tantas cosas este poema que quisiera ser apenas un hilito de raíz penetrando la tierra y meterme en el cuerpo del poema.
Sigo aprendiendo.
Saludos
Anahí D.B

12 de agosto de 2017, 16:17  
Anonymous Anónimo ha dicho...

maestría en la construcción!! qué bello, isa!!
susana zazzetti.

12 de agosto de 2017, 22:09  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Algo tenebroso se esconde en el árbol y su raíz como una metáfora alucinada de la vida, gracias y abrazo, Inés.

13 de agosto de 2017, 10:55  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal