17/6/17

Poema de Beatriz Minichillo


Interregno

El viento de marzo
es una herida tibia
en el centro de la tarde.
Con su rictus remoto
vuela el ave migratoria
hacia desconocidos destinos
y el aire alienta
un ronroneo de estrellas
sobre el horizonte sin fin.
El día se parte en dos
con un silencio indescifrable
mientras la noche me devora
con dormidos fantasmas
que me hablan
con sonidos inciertos
mientras algo, muy dentro
me desgarra lentamente


© Beatriz Minichillo

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal