3/5/17

Poema de Rubén Amaya


El mundo por el medio 

La tarde se vestía de amarillo rabioso en la vereda,
había un aire de sábado a la noche,
danzando en el espacio inmóvil
desde mi asombro amanecido
a su perfil prepotente.
Yo andaba enredado en las orillas de mi infancia,
donde hasta el gris es luminoso
de puro descubrirlo.
Ella vivía un verano desatado
entre sus piernas de mujer y ojos de niña.
Hubo el fulgor antiguo de un relámpago,
que me partió el mundo en dos mitades
desproporcionadamente iguales
Fue intuirla y perderla en un mismo sonido.
Al dar vuelta la esquina.
me quise acomodar la adolescencia,
tonto y solo.
como un gorrión en la tormenta.


© Rubén Amaya

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

maravilloso. tierno. emotivo. vivencial. un lujo, como la imagen ¡ qué complemento!! susana zazzetti.

4 de mayo de 2017, 14:06  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"como un gorrión en la tormenta" Bello
floralevi

7 de mayo de 2017, 10:45  
Blogger Adriana ha dicho...

Qué bueno. Hermosas imágenes para compartir emociones. Me gustó mucho. Adriana Maggio (Dirbi)

10 de mayo de 2017, 17:19  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Qué bonito!!! Felicitaciones.
Marta la Rosa


11 de mayo de 2017, 1:54  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Luminoso poema, tan cercano a esa etapa de la vida donde domos posibles y casi eternos. Bello, poeta! Fabiana León

28 de mayo de 2017, 21:36  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal