3/2/17

Poema de Claudio Portiglia




Ahora que la memoria poco a poco reemplaza a la acción
que el amor que se hace con palabras como se hizo siempre poco a poco se diferencia del sexo
que las urgencias son menos demandantes pero las exigencias mayores
y que avistado el umbral del paraíso es muy difícil volver a convivir con la morosa cotidianidad
uno sabe que alcanza media copa de vino para brindar por ella con los dioses
y que no es el exceso lo que embriaga
sino la certeza de una finitud merecida
la conciencia de un tránsito que avale soñar otros países
otros tiempos acaso

                                                   
                         a Virginia Zusbiela



© Claudio Portiglia

6 comentarios:

Blogger Adriana ha dicho...

Me encantó. Me gusta mucho eso de "una finitud merecida". Apoya una mirada original sobre la realidad humana. Gracias. Un abrazo. Adriana Maggio (Dirbi)

3 de febrero de 2017, 13:45  
Anonymous Anónimo ha dicho...

bello tu poema,claudio. un pensamiento que orilla la verdad .la razón que nos abraza en este tránsito a otros países. o como tan bien decís " dolores de poeta. / vendavales del oeste que arrasan", en " la espiga se declara soberana" ¡¡ placer leerte!!. susana zazzetti.

3 de febrero de 2017, 17:07  
Anonymous María Fernanda Regueiro ha dicho...

me encantó

3 de febrero de 2017, 17:35  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Un poema donde la madurez en la vida se hace presente. Desde el sentir mismo.
Me encantó!!

4 de febrero de 2017, 18:04  
Anonymous María Fernanda Regueiro ha dicho...

ME ENCANTÓ

6 de febrero de 2017, 9:37  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Claudia tu poema destila remembranza. Hermoso
Graciela Licciardi

9 de febrero de 2017, 18:31  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal