23/7/16

Poema de Olga Liliana Reinoso



       
      No preguntes por qué,
de nada vale.
No tengo ni verdades ni mentiras
solo un aguijón hondo en la espesura
donde el dolor se yergue como selva.
     Estoy en la frontera
     sobre el muro
     viendo tu espalda que se aleja rauda.
Y en el peñasco, escrito con mi sangre,
un pedido de amor intraducible.
Las luces agoreras me despiden:
soy el silencio de mi propio grito,
soy la duda perenne.
     Y el secreto misil
          que estalla entre mis manos.



© Olga Liliana Reinoso

4 comentarios:

Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Es grandioso.

23 de julio de 2016, 20:14  
Blogger Pato Berho ha dicho...

no pregunto, me llevos las imagenes, esta increible: "soy el silencio de mi propio grito" , genial. Gracias

26 de julio de 2016, 1:32  
Anonymous Mariasilvia Paschetta ha dicho...

La belleza y contundencia de las formas clásicas, y ese toque de lirismo... Perfecto.

27 de julio de 2016, 19:12  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy lindo aunque tristísimo.

María Sol

28 de julio de 2016, 17:11  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal