12/1/16

Poema de Nilda Barba


atrás quedó
la travesía de pies yermos
bebió apenas
nubes con sabor a sal
nieve negra hubo
silencio
en los días
de gigantes
paradojas
sobre su pecho roto
hubo viento
giró loca la rosa
(remolino de agujas)
bañó ojos de piedra
restregó su contorno   su adentro
hubo relámpagos y un brillo
hubo
un crepitar


© Nilda Barba

5 comentarios:

Blogger Liliana ha dicho...

uh, ese remolino de agujas que bueno Nilda. Lindo poema, gracias por compartir.

Lily Chavez

14 de enero de 2016, 12:50  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Qué lindo leerte, Nildín, qué bello poema. Pero sabé que si este poema te representara, yo te diría que si hay algo que no hubo en tu travesía son "pies yermos" y sí relámpagos y un fuerte, fortísimo brillo!! Te aprecio mucho, amiga!! Isabel Krisch

23 de enero de 2016, 13:59  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hermoso crepitar.
La angustia es resurrección. Saludos

Romina R Silva

24 de enero de 2016, 10:11  
Blogger maria montserrat Bertran ha dicho...

Bello poema que brilla de un renacer...

Besotes Nilda!
Montse Bertrán

25 de enero de 2016, 22:41  
Anonymous Anónimo ha dicho...

David Sorbille dijo...
Maravilloso poema, Nilda! Un abrazo

1 de febrero de 2016, 23:24  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal