9/12/15

Poema narrativo de Mónica Cazón


El  placar

las nubes cuando son de tormenta hacen un ruido desmedido. Y su voz tronó dentro del mueble. Tengo a mis hombres separados en compartimentos, aquí el amor, más allá el sexo, por esta esquina la amistad. La verdad no siempre tiene una misma cara.  Me sudan los dientes, no conozco Grecia y el mundo oscureció el día que dejamos de hablar. Sentémonos al fondo del jardín, madre, así nos distraen sólo las estrellas. Debo averiguar qué sigue, luego de una gran caída.


© Mónica Cazón

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

precioso. así: precioso. susana zazzetti.

9 de diciembre de 2015, 22:12  
Blogger Ignacio Giancaspro ha dicho...

Cuantas verdades entretejidas en esos compartimientos, y que hermosa manera de decir verdades
Ignacio

10 de diciembre de 2015, 15:57  
Blogger Teresa Gerez ha dicho...

oh, qué belleza. Qué buena manera de decir sentimientos y de buscar en las estrellas las incógnitas! Abrazo

26 de diciembre de 2015, 10:26  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal