7/9/15

Poema de Ignacio Giancaspro


POEMA

            para   Marina

Tus manos
           amo
Tus manos
Invento pájaros
cuando pienso  en tus manos
Misterio de asombro y palomas
En  la rara mixtura     
de noche y de cedro
el jazmin enarbola su esencia
cuando sueño tus manos
que extienden
como si fuera una joya
una taza  de café
como si fuera una joya
lo visten al aire
Tus manos

© Ignacio Giancaspro

11 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

ah, ¿ quién no quiere ser marina?"noche y cedro" bellísimo todo. susana zazzetti.

7 de septiembre de 2015, 13:38  
Blogger WALTER MONDRAGÓN ha dicho...


queos que dan como una joya.
meluy bien
gesto de las manombrar hallazgo el n

repito: qué gesto ese de valorar como joya el dar de unas manos que invitan a la amistad.
gracias

7 de septiembre de 2015, 21:23  
Blogger WALTER MONDRAGÓN ha dicho...


realmente muy imaginativo y sensible este poema, qué juego de metáforas con las manos, muy lírico, gracias

7 de septiembre de 2015, 21:59  
Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

La belleza y sutileza de este poema, deja sin palabras. Enhorabuena.

8 de septiembre de 2015, 4:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Ignacio querido,
Un poema protagonizado por las "manos"
creadoras de mundos paralelos, en los cuales el arte es equivalente a esos gestos del amor y de la ternura incondicional. Excelente.
Cariños


Elisa Dejistani

9 de septiembre de 2015, 14:32  
Anonymous Anónimo ha dicho...

David Sorbille dijo...
Querido Ignacio: belleza pura! Un abrazo

10 de septiembre de 2015, 14:44  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Manos ennoblecidas por el amor que despiertan, el poema las viste de joyas.
Un abrazo
Betty

11 de septiembre de 2015, 2:22  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Las manos se visten con joyas al dar amistad. Realmente un excelente poema.
Un abrazo Ana Romano.

13 de septiembre de 2015, 17:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hablar de las manos es el poema,y hacen un circulo las palabras de valr , María Luisa

13 de septiembre de 2015, 20:26  
Blogger Isabel ha dicho...

Querido Ignacio, esa simetría inicial, esa repetición doble
con el amo entre ellas como si no pudieras decir nada sobre ellas, contrasta con el frondoso decir que viene después. Se destaca el entregar las cosas como si fueran joyas, gesto sutilísimo que ven los lectores y piensan en la fina sensibilidad del poeta. No puedo dejar de nombrar este verso estupendo:!el jazmín enarbola su e sencia." Un gran beso
Isabel Llorca Bosco

19 de septiembre de 2015, 4:04  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Profundamente bello!

28 de septiembre de 2015, 12:30  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal