10/8/15

Poema de Francisco José Malvárez

  
QUIETUD 

   una quietud de almacigo me abruma
porque sé que lo que parece que germina
sólo es ilusión de mis desbordados deseos
de mis necesidades imperiosas
esas que quedaron encalladas en las estafas de los amigos
aquel porvenir lleno de promesas
a punto tal de abstracción de las penurias
que diez años llevo sobreviviendo en la huella de la miseria… por creer!

   vuelvo a estar así, frente a un nuevo almacigo
donde una nueva semilla planté hace meses
semilla de ilusión renovada…
pero el tiempo, inexorable, pasa y vuelve a mostrarme:
como la historia se repite y repetirá
y caigo abrumado… nada pasa… nada
sólo inútiles diálogos sobe el qué, cómo o cuando de tal o cual estado
obvio es que semillas son las que requerí al posible ayudador
semillas de ayuda…
a lo que quedo sujeto e ilusoriamente me someto por eso nefasto:
la necesidad
pero es favor… favor…
y en ellos sucede en los tiempos de ellos ni más ni menos
cuando pueden, cuando recuerdan… cuando, cuando
mucho más allá de la urgencia que a uno lo abarca y ni suponen…

   quizás la bruma es mi único asidero a la realidad
a la realidad que me toca, la misma que padezco, la que construí
cuando las necesidades se te hicieron sangre
cuando así te desangras a borbotones
ahí comprendes realmente la dimensión de la soledad
porque ahí estas solo… solo
lo demás es sólo discurso  que te entibia los oídos

   quizás por la bruma, al fin, deba entender y aceptar que:
en todo estaba y estoy equivocado
… viene el tiempo de duras resoluciones, de cerrar el libro, quizás
-la bruta, en definitiva, es quién siempre me acompaña y acompañó-
de sentarme a pensar en el verdadero sentido de las cosas
y en ese puto lugar en el mundo que aún no hallo
-lo peor es que ya ni lo imagino-
por ello, donde estoy    empiezo a sentir la sombra
y un frio extraño me recorre las costillas


© Francisco José Malvárez

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

"almácigo" ¡¡ qué bella palabra, francisco! ¡ tan poco usual en la poesía! vida plena, ahuyenta ese frío extraño del que hablas. creeme. abracito. susana zazzetti.

10 de agosto de 2015, 21:27  
Anonymous Anónimo ha dicho...

gran poema FRAN!! ABRAZO. CARLOS CARBONE.

10 de agosto de 2015, 21:38  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Inventamos y creemos, soñamos sin que pase ese instante entre la chispa y la detonación del trueno.
Nuevamente, hemos despertado entre la soledad y el tedio.
Gran poema

13 de agosto de 2015, 14:07  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Crudo el poema.A sangre viva.
Ese - almacigo - eres.
Quieto. Observando. esperando las secuencias-
Sucederán.
Solo hay que saber "esperar".
Tan solo eso.
Te quiero hermano!!
Besos

14 de agosto de 2015, 15:08  
Anonymous Anónimo ha dicho...

UFF... un texto que nos va llevando a ese final que tan bien dibujaste... en este sombrío camino de imágenes y emociones muy bien conjugadas.

abrazo fuerte...

Cynthia Rascovsky.

24 de agosto de 2015, 13:24  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal