3/8/12

Poema de Raquel Fernández


ANTES

“Es preciso que continúe mi camino, que marche, que marche.” - Pär Lagerkvist


Hilar la arena,
dejar la boca endeble
en el horizonte,
saber un pájaro.
Empezar a armar la vida,
así, tan fácil.

Antes,
ningún viaje era de regreso.
Y no llegaba
el primer soborno
(había cierto orden
en las flores azules,
en las rodillas nítidas,
en la luz multiplicada).

Antes,
no sabía
cuál era tu cauce.
Cuándo se detenía
lo que empezábamos a armar.
..................................... La vida.

Antes,
no sabía
que los corazones se parten.
Que el cuerpo aprende a morirse.

Las puertas se abrían
para ir a jugar
(había cierto orden
en la mentira del verano).

Y nadie se quedaba solo.
Con las sombras.

© Raquel Fernández

9 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Que bello Raquel , nadie se quedaba solo con las sombras , que verdad eso me traslada a otro tiempo y lugar, tengo tu libro Hermano ¡ divino¡


maria elena tolosa

3 de agosto de 2012, 12:43  
Blogger Teresa Gerez ha dicho...

preciosa recreación de tiempos de inocencia. Abrazos y no te quedas sola, Raquel

5 de agosto de 2012, 19:30  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Tu poema es como un barco Raquel, que nos lleva hacia el pasado y el encuentro con los fantasmas queridos, y los dias quietos
Hermoso viaje, gracias

Ignacio Giancaspro

6 de agosto de 2012, 20:07  
Blogger Sonia ha dicho...

Bellísima recreación de ese tiempo, donde (yo lo digo en un poema): " la madre era intacta, el amor intocable y sin estrenar, la inocencia...." Me encantò tu poema. Sonia Del Papa Ferraro

7 de agosto de 2012, 9:49  
Blogger David ha dicho...

Regresemos acurrucarnos en el vientre del todo, para seguir en ese antes. El problema es que estamos en el después.
Felicidades
David Rosales

7 de agosto de 2012, 19:03  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Me quedo con el comentario de David que traduce mi sentimiento al leer el poema

abrazos
Elisabet

8 de agosto de 2012, 17:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

EL VENERO DE RAQUEL

...Como me gusta tu nombre Raquel!

así:

anfibio ambigüo antigüo

...cómo suena de río
y de tibio
y de lírico

como la leche y el vino
y la miel:

Como me suena tu nombre
mujer.

Walter Mondragón

9 de agosto de 2012, 13:57  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Gracias a todos por sus comentarios tan generosos. Cada una de sus palabras es un mimo enorme para mí en estos tiempos que no son tan fáciles. Evoqué en este poema la infancia compartida con el hermano que he perdido. Muchos cariños a todos y, otra vez, gracias.

27 de septiembre de 2012, 13:12  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Walter, tu poema es bellísimo!

27 de septiembre de 2012, 13:12  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal