25/11/11

Poema de Santiago Sevilla Vallejo


Carta de Marcel para Ea

Las más de las veces se confunde
el humo con la forma
y la forma se desvanece en humo.
De las llamas surgen
las agitadas bailarinas,
que quieren llegar al cielo
con sus amantes guerreros.
Sin embargo, los palacios
se mueven como el desierto.

Tú eres ligera como el humo.
Nunca te veo llegar,
pero siempre estás cerca
con tus ojos de agua
y con la sonrisa escondida.

Te amo desde que te vi reírte
con los labios y con el cuerpo,
con la alegría de los niños
que juegan sin parar.
(Creías estar sola).
Te quiero porque
todavía crees en la magia.

Tú puedes ser mi forma.
Deja caer tu pañuelo
para que yo pueda recogerlo.
Déjame verte reír de nuevo.


© Santiago Sevilla Vallejo

4 comentarios:

Blogger Gustavo Tisocco ha dicho...

Bienvenido Santiago a este sitio que pretende difundir a poetas contemporáneos, mnes a mes serás difundido. Pido sí me envíes más poemas y que comentes a otros poetas, saludos, Gus.

25 de noviembre de 2011, 11:20  
Anonymous Anónimo ha dicho...

bellísima esta conjunciónj delicadeza-alegría. un placer leerte. susana zazzetti.

25 de noviembre de 2011, 22:21  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Qué bella conjunción de imágenes y significados, Santiago!
Felicitaciones y un gran abrazo de bienvenida.
María Rosa León

26 de noviembre de 2011, 3:06  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bienvenido Santiago a la casa de Gus, me encantó tu poema, su frescura y romanticismo, un abrazo, María Chapp

27 de noviembre de 2011, 21:03  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal