14/3/20

Poema de Bibi Albert



NUEVE PALABRAS Y MEDIA

Hay una palabra
de la que nunca me despojaré: amor.
Ésa no me la saco.
Total, no tapa nada, más bien
todo lo contrario: exalta, magnifica.

Lo demás, aquí va, mientras se oye
la consabida musiquita ratonera.
A propósito, para este acto,
me abrigué de diccionario
como para los cementerios de Alejandría.

Revoleo primero la palabra garganta:
me queda sólo el grito en sangre viva.
Desprendo los botones del término mentira:
¡hace tanto que no quiero usarlo!
El conjuntito miedo, que me combina tan bien
con amenaza, con venganza,
con incertidumbre y avestruz,
vuela hacia quien quiera probar cómo le queda.
Le toca el turno a vida:
ésa es para Cáritas, ¡la tengo tan gastada!
Y qué hacer con poema, que es mi prenda fetiche.
La dejo caer, la lanzo con el pie descalzo,
se estampa en la mirada del que nada entiende.

Bueno, ya está, el alma toda al aire
y con piel de gallina, pero no por frío
sino por el dichoso sentido del ridículo.
Me las saco también:
la palabra sentido, la palabra ridículo.
Ésta soy. Esta ausencia de palabras
desnuda de palabras.

© Bibi Albert

2 comentarios:

Anonymous Pauli ha dicho...

Ah, si se pudiera...
¡Qué buenas imágenes, Bibi!

15 de marzo de 2020, 13:22  
Anonymous Anónimo ha dicho...




Ninguna ausencia. Están todas, bellísimas, en tu poema.

Abrazo grande.

Alicia Márquez

21 de marzo de 2020, 14:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal