21/4/18

Poema de María Laura Coppié



No está hecha la miel para la boca del asno 

Dicen que a lo largo de la vida
vemos alrededor de veinticuatro millones de imágenes
pero a ella sólo se le aparece una:
entre sus pies la foto de un árbol plateado
-esa tarde de pasto y jalea de malbec-,
un dominante árbol amparándolos desde arriba,
sus brazos retorciéndose en el viento
(no está segura del viento, pero suma pena al recuerdo).
Los últimos pájaros del día esperaban oscuros, inquietos.
Con la misma postal llega el olor de los paseos para víveres,
de las duras calles de tierra que quizás aún conservan
aquel paso burlón y su risa en el aire.

Esa tarde ella conoció la sensación de pérdida.
Era como si se hubiera ido y los dos estuvieran ya solos,
ella caminaba sola, sola leía, quizás con frío
porque después de él tendría frío.
Hablaría sola,
sola se le haría tarde, estaría cansada y sola
haciendo buenos planes para cuando se diera cuenta
de lo sola que se había quedado.

Ella, que sola sigue buscando refugios sin ventanas,
sola cumple el ritual previo a él,
dobla con meticulosa adicción los encajes sin estrenar
y responde mensajes que nunca nadie llegará a leer.

Cierra fuerte los puños ella, para que la caricia no se dispare.
Sola del todo ahora, se consuela entre las promesas afónicas.
Y renuncia por fin al rayo que logró encontrarlos.


© María Laura Coppié

6 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Cuánto aire a darse cuenta. A saber de antemano que no era quien debía ser acariciado.

21 de abril de 2018, 16:03  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias, mi bella, siempre sabiendo.

22 de abril de 2018, 4:51  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Una poética intensa donde lo reflexivo y lo simbólico se entrecruzan.Se dice lo inapresable vivido.Me gusta mucho ese lenguaje secreto que entrega y se encripta.Edda Sartori

23 de abril de 2018, 2:20  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Poema absolutamente maravilloso en su total profundidad y tremenda decepción.


Un abrazo,

Alicia Márquez

23 de abril de 2018, 12:17  
Blogger mariel monente ha dicho...

Ay Dios! Bello y tristisimo poema. Imágenes fuertes intensas nos atrapan y nos dejan la extraña sensación de haberlo vivido...

25 de abril de 2018, 0:10  
Blogger Teresa Gerez ha dicho...

Precioso poema, Malala. Muy bueno el ritmo que le dan las repeticiones. Abrazo!

28 de abril de 2018, 11:20  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal