20/12/16

Poema de María Laura Coppié


Determinadas urgencias 

Callao. A cinco cuadras.
Llegando. Estoy abajo,
ascensor y flecha roja,
inhalar, exhalar,
inhalar, exhalar,
eternos seis pisos.
Unas pocas palabras correctas
apenas algo de cordialidad
inmediatamente sofocada.
Ropa cae en gesto torpe,
demasiada ropa, mismo gesto,
ansias, un clic seco,
murmura la tela a los pies
y enreda los pasos.
Inhalar, exhalar, inhalar…
Ahora sólo contornos frente a la pantalla
y la sinfonía que crece y crece
ahogando discursos inentendibles.
Pastoso roce en el sillón paraíso.
Mirame.
Hambre de brocato gentil contra las rodillas.
¿Y qué?
Mirame, no sueltes mis ojos.
Lo opuesto a la languidez entre las manos.
Nombres que no dicen nada,
abierta la persiana
y una uña de luna que titila señalando.
Alguien espía.
¿Y qué?
La sinfonía crece y crece.
Inhalar.
No hay vuelta. Ni tiempo ni vínculo
ni timbre ni aullidos ni dos
ni Dios.
¿Y qué?
¿Qué más?

¿Qué más
que vos
hilvanándome marioneta
con la
lengua?


© María Laura Coppié

4 comentarios:

Blogger tere mimi gerez ha dicho...

Qué buena estructura tiene este poema, Malala! Es un viaje en subte en palabras. Abrazo

20 de diciembre de 2016, 16:09  
Anonymous Anónimo ha dicho...

abrió mi imaginación, mi asombro, un final hilvanado con aullidos. precioso. susana zazzetti.

21 de diciembre de 2016, 23:41  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Bello, absolutamente.

Abrazo grandote.

Alicia Márquez

23 de diciembre de 2016, 11:56  
Blogger creactivo ha dicho...

Me encanta. Mañana. Diego

26 de diciembre de 2016, 16:05  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal