30/12/16

Poema de Alejandro Drewes


LOCUS AMOENUS

En esta hora impar
de la noche en que las cosas
se llaman a silencio
y la máquina del mundo
pareciera detener
un instante su vértigo

En esta misma hora
en que apenas alumbra
una alta luna de plata
el alto bosque celeste
recuerdo a los viejos
maestros en su pretérito
tiempo y pienso en el otro
que fui, en el camino
que siempre se bifurca

Y acaso piensa en mí
la melancólica sombra
que habita el extraño
país del espejo: pues
siempre vuelves, Horacio,
y tus canes oscuros

Y la más grande Musa
sola yace en la memoria
en su lecho de estrellas
donde un viento helado
gime y desde el fondo
de los siglos, conmovida,
Anactoria regresa


…           

Y el ojo en la noche
moderna mira otra vez
hacia atrás como acaso
la espalda de Casandra
la honda ruina de Troya

Y lentamente llora
Y lentamente pasa


© Alejandro Drewes

5 comentarios:

Blogger hacedores del arte ha dicho...

Hermoso poema Alejandro, un abrazo, alicia pastore,,,

31 de diciembre de 2016, 20:54  
Blogger LIDIA CARRIZO ha dicho...

Una bella poesía donde la sucesión de imágenes logran conmovernos. Un universo ancestral. Gracias ALE MI ABRAZO POR UN FELIZ 2017

1 de enero de 2017, 6:22  
Blogger LIDIA CARRIZO ha dicho...

Una bella poesía donde la sucesión de imágenes logran conmovernos. Un universo ancestral. Gracias ALE MI ABRAZO POR UN FELIZ 2017

1 de enero de 2017, 6:22  
Anonymous Pauli ha dicho...

Muy bueno, como siempre.

1 de enero de 2017, 14:24  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Muy buen poema Ale querido!!
Un cariño enorme hombre feliz!!

3 de enero de 2017, 11:54  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal