6/1/16

Texto de Alejandro Drewes




BAJO EL SIGNO DE TAURO

1.
Cuando tus pasos vuelvan al corazón de ciudades oscuras, recuerda tu estirpe. Y entonces corre, hasta desandar tu propia noche corre. Corre.

2.
Sabes que siempre alguno ha de doblar la apuesta. Y es el mismo que hace tanto te busca.

3.
Y el mundo al impulso del alba como un solo poema, latiendo al ritmo del corazón de los pájaros, el mundo y nosotros, únicas notas fuera de tono.

4.
Pues ha sido hecho breve tu cuerpo para la gran travesía, y al otro lado del mar esperan  tus sueños por autor.

5.
Junto a la ventana, ella espera como antes esperara, y por su rostro el viento de los años pasa, y el agua y el tiempo de pasada risa sopla y al cabo también pasa.


© Alejandro Drewes

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Querido Alejandro
Tal vez no llegue nunca a tu altura poètica, pero a fuerza de afàn de crecer y de amar profundamente la palabra que testimonia lo que uno lleva adentro, aprendì a conocer a un poeta leyendo solo un puñado de sus obras.
Este poema es una obra maestra de profundidad y sabidurìa, adquirida quemando "tu tiempo y tus pestañas", como digo en un viejo poema.
El amor maravilloso que estàs viviendo, sedimentò junto a tu erudiciòn, hasta alcanzar este resultado. Un poeta entero, en el que la complitud( perdòn por el neologismo) es evidente.
Gracias a Gustavo, mi querido amigo, por incluìrte y perdòn por el acento de esta compu nueva jajajaja
Susana Giraudo

6 de enero de 2016, 18:15  
Anonymous Pauli ha dicho...

Fascinantes resonancias griegas en todos tus poemas.

11 de enero de 2016, 11:29  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias por tu poética, un abrazo,


Silvia Loustau

23 de enero de 2016, 20:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal