24/1/16

Poema de Jorge Paolantonio

  
las iguanas

esta casa
a la que llamo las iguanas
no me fue legada

la levanté con estos ojos
piedra sobre palabra
palabra sobre piedras
que no querrá llevarse el zonda

iguanas
dueñas de mañanas claras

desde la galería
las oigo rezar mi nombre

las dejo que me llamen
como si al sol sobre la pirca
le hubiesen contagiado un río
y me pasase entre los dedos
un almacén de azahares 
un tropel de belfos
una salmodia de sauces y ladridos
una procesión
donde los otros nombres
procuran abrigarse con ceniza 

las dejo que me digan

al fondo  
el faldeo aleve
revienta en espinos 
        de espaldas a la lluvia 

la casa es toda mía



© Jorge Paolantonio

6 comentarios:

Blogger Adriana ha dicho...

Bellísimo, Jorge. Una imagen más bella que la otra, y todas sólidas, con garganta propia, llamando a las cosas con "tu nombre". Muy bueno. Un abrazo. Adriana Maggio

26 de enero de 2016, 22:01  
Anonymous Beatriz Minichillo ha dicho...

Hermoso poema, Jorge, con una riquísima interioridad

27 de enero de 2016, 0:32  
Blogger Raquel Jaduszliwer ha dicho...

Ideas fuertes en el poema: El habitar como trabajo de la memoria. Ponerle nombre a la casa como manera radical de hacerla propia. Gracias Jorge!!!
Raquel Jaduszliwer

27 de enero de 2016, 0:59  
Anonymous Milagros Rodríguez ha dicho...

Me gustaría que fuera mía esa casa excelente descripción Jorge me encantó

27 de enero de 2016, 21:27  
Anonymous CWIE ha dicho...

Como siempre me llevas recorriendo el poema,,me sacas del tiempo real!

5 de febrero de 2016, 22:12  
Blogger Teresa Gerez ha dicho...

belleza pura
(de una admiradora)
tere

13 de febrero de 2016, 23:16  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal